jueves, 23 de febrero de 2012

Un mes acá

Casi toda la vida en cajas de 30x30x40,
pero algo siempre se escapa.

Ya pasó un mes. Entre el apuro por salir, el viaje y la ruta. Llegar y acomodarnos, las llaves nuevas. Desembalar los muebles y abrir las cajas. Ir acomodando las cosas afuera y adentro de uno mismo. Sentir que aterrizamos y que es acá. Lleva un tiempo.

Seguimos con el ritmo loco de siempre, pero en el fondo algo está cambiando. Nos está cambiando y nos damos cuenta.

Lo de la calidad de vida era verdad: ayer dormimos hasta las diez de la mañana.

Cada cosa va encontrando su lugar. No hace falta que hagamos mucho nosotros. El ritmo de la ciudad nos condiciona. El viento se lleva lentamente las nubes, el solo poco a poco se pone detrás del cerro López. Bueno Aires explota contra un andén y 49 se mueren al pedo.

Yo ahora tengo internet y por eso escribo esto que escribo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario